Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Integración y cohesión social, seguridad, educación y hábitos de vida más saludables son algunos de los retos del Eje de Calidad de Vida

Votos

(Total de votos recibidos 162)

(Puntuación 2,99)

Imagen _Taller-bici escuela
El ámbito de la calidad de vida engloba multitud de conceptos que van desde la educación, a la sanidad, el deporte, la seguridad, la cultura, la vivienda, la igualdad o la cohesión social. Se trata de un eje de trabajo amplio que presenta multitud de retos. El Análisis del Entorno del Plan Estratégico de Gijón intenta abarcar las amenazas y oportunidades presentes en estas temáticas. Os presentamos un resumen de los mismos a continuación.
La necesaria integración social

La integración social es uno de los principales retos que las ciudades deben afrontar. Según la Estrategia Europa 2020 es necesario realizar un esfuerzo importante para combatir la pobreza y la exclusión social, reducir las desigualdades en materia de salud y asegurarse de que todos puedan beneficiarse del crecimiento, así como promover una vida sana y activa de la población envejecida que permita la cohesión social y la obtención de una productividad mayor.

Las ciudades deben hacer frente a una concentración de problemas sociales como el desempleo, la existencia de áreas residenciales más desfavorecidas e incluso, a veces, problemas de segregación social. La respuesta debe abordarse desde un modelo de ciudad que fomente la conciliación de la identidad local, o regional, con la multiculturalidad, situando la igualdad de trato y de oportunidades, y el derecho a la no discriminación, como una de las prioridades de los gobiernos.

Las ciudades también han de asumir un papel protagonista en las políticas de reducción de las desigualdades de género, sobre todo en cuestiones como la brecha salarial, la violencia de género, el acoso, o la explotación sexual. Se debe continuar definiendo y aplicando medidas específicas que garanticen la integración efectiva de la mujer en todos los ámbitos de la vida.

Por último, el problema del desempleo, que afecta especialmente a los jóvenes, debe situarse como uno de los principales retos a los que dar respuesta, evitando la caída de los mismos en la exclusión social, permitiendo que se conviertan en parte activa de la sociedad y aporten su valor a la misma.

Las nuevas formas de consumo

El reto de la sostenibilidad global y local está íntimamente relacionado con las pautas del consumo de las administraciones, las empresas y las personas individuales. Los procesos de concienciación se tornan relevantes para avanzar en la asunción de responsabilidades a todos los niveles. Las nuevas formas de consumo influirán en la demanda de productos y servicios socialmente responsables, en la existencia de mercados de productos verdes, con menor impacto, por ejemplo, en la generación de residuos. Movimientos como el Slow Food, iniciativas de fomento del autoconsumo, el consumo de alimentos producidos de forma cercana al consumidor, o bien, la selección de productos con criterios de producción racionales, sostenibles o agroecológicos, serán tendencias a tener en cuenta para la consolidación de este tipo de iniciativas empresariales.

Los retos de la educación

La educación desempeña un papel clave para proporcionar a las personas los conocimientos, las capacidades y las competencias necesarias para participar de manera efectiva en la sociedad y en la economía. Varios son los retos asociados al ámbito educativo. De una parte, está garantizar que toda la ciudadanía adquiere las denominadas competencias básicas y lo hace con una solvencia y calidad contrastadas durante la etapa de educación obligatoria. De otra parte, se encuentra garantizar que existe una perfecta alineación entre las cualificaciones adquiridas en la educación y las demandas de las empresas que pueden ofertar empleo. Este último reto exige una mejora en la conexión entre los sistemas de formación y aprendizaje permanente y el mercado de trabajo, así como un buen asesoramiento al alumnado. Además, la realidad socioeconómica actual implica la necesidad de obtener un título de educación media como requisito previo para la obtención de un empleo. Por ello se hace imprescindible la lucha contra contra el abandono prematuro de la educación, la coordinación entre todos las partes involucradas (educación, servicios sociales, empleo, juventud, etc.) así como la propia cooperación de las familias.

Por otra parte, el desarrollo de una economía basada en el conocimiento y la innovación, debe ir de la mano de la formación de personal altamente cualificado, a través de la educación terciaria, facilitando la transición del alumnado hacia la educación superior, pero también, el acceso a la misma de estudiantes adultos. Por último, otro reto en materia de educación lo constituye la mejora de las competencias lingüísticas para acceder a un mercado de trabajo cada vez más global que exige perfiles profesionales multilingües.

Los servicios sociosanitarios y el deporte

Actualmente, el principal reto en el ámbito de la salud se centra en mantener los estándares de calidad alcanzados, sin embargo, existen todavía oportunidades de mejora relacionadas con una atención más personalizada, la búsqueda de nuevas maneras de combatir enfermedades, la mejora en los diagnósticos, el diseño de terapias más eficaces, la mejora de la educación sanitaria de la ciudadanía y la aplicación de nuevas tecnologías para el fomento de la salud y el bienestar. En este sentido, la ciudadanía adquiere un papel relevante, pues aumentar sus conocimientos sobre la salud con objeto de combatir estilos de vida sedentarios y prevenir enfermedades.

En ese sentido, la actividad física es imprescindible para llevar un estilo de vida saludable y respecto a este reto, las ciudades juegan un papel fundamental, fomentando la actividad física y el deporte, proporcionando infraestructuras, actividades deportivas, carriles bici y espacios verdes atractivos, entre otros, que impulsen a la adopción de nuevos patrones de actividad física. Otro reto presente en nuestras sociedades es el envejecimiento de la población y el incremento de la esperanza de vida. Se deben implantar medidas que traten de prolongar una vida activa e independiente de las personas mayores y que permitan una reducción de los costes sociosanitarios. Por último, el aumento de personas con discapacidad hace que la accesibilidad se deba convertir en una materia que afecte a todas las áreas, de forma que se eliminen todas las barreras que limitan el pleno acceso a los bienes y servicios de la ciudad.

La potencialidad del turismo

En los últimos tiempos se está experimentando una renovación del sector turístico en busca de una mayor autenticidad, tratando de descubrir entornos naturales, sociales y culturales. La estrategia turística pasa por garantizar el menor impacto sobre el entorno natural y el patrimonio cultural, poniendo en valor los recursos culturales, patrimoniales, naturales y gastronómicos.

La seguridad ciudadana

Los retos a los que se enfrentan las ciudades en la mejora de la seguridad son múltiples y pasan por mejorar la planificación y gestión urbana del espacio público, que facilite la integración y cohesión social, la prevención del delito y la violencia para con los colectivos más vulnerables como pueden ser los jóvenes o las personas de mayor edad, la puesta en marcha de acciones integradas que den respuesta a los niveles de seguridad real, pero también, a los de seguridad percibida, y acciones transversales que actúen sobre la reducción de la pobreza, el diseño de espacios públicos seguros, el fomento de la solidaridad intergeneracional y el contacto entre la ciudadanía, etc.

Accede al contenido íntegro del Análisis del Entorno, incluido el Eje de Calidad de Vida, en el siguiente enlace: Análisis del Entorno
Palabras clave PEG2024 Calidad de vida